fbpx

Código de Ética

Código de Ética de la Asociación de Terapeutas del Bufo Alvarius (ATBA)

 

 

Este Código de Ética es el eje fundamental de la Asociación de Terapeutas del Bufo Alvarius “ATBA”, está orientado de forma integral para guiar a los terapeutas en la línea de garantizar mejores resultados y procesos más seguros e íntegros, respetando siempre la dignidad, integridad y diferencias de los participantes, pacientes o clientes, en este código se describen los principios éticos que rigen a los facilitadores, sanadores, chamanes, curanderos, canalizadores, investigadores, practicantes, integradores, médicos y terapeutas miembros de la ATBA, con el fin de proteger la seguridad y el bienestar de los participantes.

 

Este código es un documento vivo para crecer y adaptarse con el tiempo, con la integración continua de la retroalimentación de cada uno de los miembros de la ATBA, teniendo en cuenta la evolución de las necesidades a lo largo del tiempo. Como terapeutas del Bufo Alvarius, es nuestra responsabilidad individual y colectiva aspirar a los más altos estándares de integridad y conducta ética.

 

 

Nota: Para el resto de este documento, se hace referencia a los participantes, pacientes o clientes simplemente como “participantes”. Y a los facilitadores, sanadores, chamanes, curanderos, canalizadores, investigadores, practicantes, integradores, médicos y terapeutas que usan el Bufo Alvarius simplemente como “Terapeutas”.

 

 

Las ceremonias, prácticas o terapias usando el Bufo Alvarius tienen como objetivo proporcionar un entorno de seguridad y apoyo para que la persona se comprometa con su propia inteligencia de sanación interna, sabiduría innata y capacidad de avanzar hacia la integridad y el bienestar de sus procesos de vida.

 

Los miembros de la ATBA deben actuar siempre en el espíritu de servicio y apoyar la conexión de cada participante con su propia sanación interna. Deberán rendir un servicio a la humanidad con total respeto a la dignidad de la raza humana, tratando a la persona como un ser total: cuerpo, mente y espíritu, tener una disposición amable y accesible para cada uno de los procesos de los participantes, y el tratamiento deberá siempre ser para el beneficio de los intereses del participante.

 

En la ATBA nos dedicamos a establecer relaciones terapéuticas basadas en la confianza, el cuidado y la sintonía, para respaldar y apoyar la propia experiencia del proceso y desarrollo de cada participante. Es necesario mantener un ambiente seguro, para desarrollar el potencial de las Terapias y tomarse seriamente la obligación de seguridad de los participantes.

 

Con el fin de proporcionar un cuidado y conocimiento impecable para evolucionar éticamente, nos involucramos en prácticas de auto-cuidado, auto-crecimiento y auto-examen, alineando con nuestra propia inteligencia de curación interna. Damos y recibimos comentarios de mentores y colegas, y participamos en la educación continua.

 

Estas terapias implican un trabajo profundo donde los participantes se encuentran en un estado de conciencia no ordinario y en un estado vulnerable, tratando de sanar traumas, temores, inseguridades, apegos, adiciones, etc.  Por lo tanto, se necesitan tener consideraciones éticas impecables. Estas consideraciones incluyen el dar lo mejor de nosotros mismos como individuos y como grupo, tratando de ser íntegros en nuestro trabajo y tener la sensibilidad con respecto al desarrollo de cada participante, sin juzgar sus procesos, respetando su sistema de creencias, de valores, de necesidades y limitaciones.

 

Esta modalidad se basa en las prácticas de curanderos, exploradores, investigadores y tradiciones indígenas que se remontan a siglos atrás. Honramos estas contribuciones y reconocemos el privilegio de trabajar con estados de conciencia no ordinarios. La capacidad de participar en estas prácticas de curación, tan antiguas como innovadoras, es tanto un don como una responsabilidad.

 

En última instancia, prevemos un mundo donde todas las personas puedan acceder a la curación. Vemos los desafíos de nuestros participantes, así como su crecimiento, dentro de una red mayor de relaciones, reconociendo que el trauma, así como la curación, se transmite entre las personas, a través de las culturas y a través de las generaciones. Nuestro objetivo es validar y respaldar la sabiduría intrínseca y la inteligencia de curación en otros, así como en nosotros mismos, en servicio a la curación colectiva, la liberación y un mayor compromiso en la plenitud de la vida.

 

Es nuestra máxima premisa garantizar que todos los participantes que se acercan a nosotros se sientan seguros y protegidos en todo momento, durante todo su proceso, por lo tanto, cumplimos con el siguiente Código de Ética.

 

  1. Este código de ética tiene por objeto recomendar normas de conducta moral y profesional a los Terapeutas que forman parte de la ATBA, por lo tanto reconocemos y hacemos propios los siguientes valores:

 

    • Respeto: Implica reconocer, aceptar, valorar y velar por la dignidad humana; así como por el entorno cultural y ecológico.

 

    • Honestidad: Implica comportarse y expresarse con apego a la verdad, evitando todo acto de engaño para ganancia directa o indirecta.

 

    • Responsabilidad: Es reconocer y cumplir cabalmente nuestros deberes, así como admitir las consecuencias derivadas de su cumplimiento o incumplimiento.

 

    • Equidad: Como miembros de la ATBA existen gran variedad de escuelas y formas de trabajar, por lo que reconocemos el trabajo y las maneras de todos miembros de esta comunidad, así como también de los participantes de estas terapias siempre en busca del bien común, excluyendo los prejuicios, la discriminación y la desigualdad.

 

    • Tolerancia: Parte de la disposición a admitir en los demás una manera de ser y obrar distinta a la propia, valorando las diversas formas de entender y posicionarse en la vida.

 

    • Congruencia: Es la capacidad de asumir una serie de valores y actuar conforme a ellos, por lo tanto no hay contradicción entre lo que decimos, hacemos y pensamos.

 

    • Profesionalismo: Reúne capacidad, eficiencia, humildad, seriedad y respeto en nuestra práctica.

 

    • Racionalidad: Es la capacidad que permite pensar, evaluar, entender y actuar, de manera objetiva y coherente.

 

    • Transparencia: Implica ser claros en lo que hacemos, así como compartir la mayor cantidad de información con los participantes y sin dejar de garantizar su derecho de privacidad.

 

    • Sentido colaborativo: Implica trabajar en equipo; es decir, somos de una asociación basada en el apoyo y fortalecimiento del despertar y sanación humana, con el objetivo de alcanzar el bien común, compartiendo compromisos y responsabilidades, reconociendo y respetando el ámbito humano.

 

    • Solidaridad: Conducirse con sensibilidad, respeto y apoyo hacia los participantes y nuestros colegas.

 

  1. Los terapeutas de la ATBA entienden que la Terapia del Bufo Alvarius es un “proceso” que consta de tres partes: Preparación, Iniciación e Integración. Los Terapeutas tendrán como objetivo desarrollar e incorporar completamente estas tres etapas en el trabajo sagrado que están haciendo.

 

  1. Todos los Terapeutas tienen el derecho de ejercer, sin discriminación por razones de raza, religión, sexo, color, opción sexual, políticas y otras.

 

  1. El Terapeuta debe entender que él/ella no es la medicina sino el portador consiente y el sostén de esta, a través de su conocimiento y preparación para poder compartirla.

 

  1. El Terapeuta se debe comprometer en ayudar a despertar la auto-sanación de los participantes, así como ofrecer las herramientas a su alcance y su conocimiento para lograrlo, para lo cual siempre debe respetar la dignidad como los derechos y libertades que le son inherentes, siempre con trato respetuoso, amable y tolerante.

 

  1. El Terapeuta ofrece sus servicios sólo para el beneficio del paciente, con la intención de alcanzar su mayor beneficio. Por lo tanto, tiene la obligación de ayudar a restaurar la armonía y equilibrio en el sistema energético del participante, facilitando el proceso de auto-sanación de los mismos.

 

  1. El terapeuta debe de integrar en sus terapias los aspectos espirituales y trascendentes de la experiencia humana.

 

  1. El terapeuta todo el tiempo debe ser impecable con el trabajo que implica atender a los participantes.

 

  1. El terapeuta deberá establecer una relación de cercanía y confianza con el participante.

 

  1. El terapeuta debe tener un enfoque de amabilidad, apertura y compasión con todos los participantes.

 

  1. Los terapeutas deben de proveer y promover un ambiente seguro, acogedor y cómodo que promueve la sanación.

 

  1. Los Terapeutas deben animar a los participantes para que evoquen el poder de curación a través del amor, esperanza, buen humor, entusiasmo, y liberar las consecuencias tóxicas de la hostilidad, vergüenza, depresión, adicciones y el prolongado sentimiento de miedo, enojo y tristeza.

 

  1. El amor incondicional es la medicina más potente de la vida. Los Terapeutas deben esforzarse para adoptar una actitud de amor incondicional hacia el participante, con ellos mismos, así como con otros Terapeutas.

 

  1. El Terapeuta debe tener o crear un espacio (interior o exterior) para las terapias digno, seguro, privado, apropiado y controlado para la seguridad y comodidad del participante.

 

  1. El Terapeuta debe entender y saber el límite de sus competencias. Si el Terapeuta no está calificado para dar directamente consejos médicos o de salud a un potencial participante, deberá omitir dichos consejos, o aconsejar que lo hable directamente con su médico.

 

  1. El Terapeuta debe actuar en voluntad con el compromiso de no hacer daño tanto físico, emocional y espiritual.

 

  1. El Terapeuta debe respetar las creencias espirituales individuales y las prácticas del participante. No debe promover una práctica espiritual específica.

 

  1. El Terapeuta debe tener un trato amoroso, humilde y sostenerse en el amor durante todo el proceso de la terapia. Ser respetuoso del trato humano con los participantes y en ningún momento debe cometer actos violentos, ni usar insultos que atenten con la dignidad ni integridad del participante, ni del entorno.

 

  1. El Terapeuta debe darle una explicación detallada sobre el tratamiento y debe ser transmitida de manera que el participante pueda entenderla. El consentimiento de la terapia debe ser informado y voluntario y dentro del consentimiento de la toma del Bufo Alvarius el participante está en su derecho de la toma decisiones.

 

  1. Nunca se debe de convencer a nadie de hacer la terapia, siempre tiene que ser por voluntad propia e informada del participante.

 

  1. El intercambio energético, los arreglos financieros o la compensación deben ser siempre manejados con transparencia y anterioridad.

 

  1. El Terapeuta debe seguir los pasos del manual de mejores prácticas.

 

  1. El Terapeuta jamás debe de dar terapia estando bajo los efectos de sustancias ajenas a la terapia o cuando se encuentre indispuesto física o emocionalmente para asegurar un procedimiento óptimo.

 

  1. El Terapeuta debe ser responsable y coherente con lo que hace y lo que dice.

 

  1. La atención del Terapeuta en la terapia se debe centrar de manera personal en cada participante y dedicarle a cada uno el tiempo que sea necesario.

 

  1. El Terapeuta en todo momento debe respetar la voluntad del participante.

 

  1. El Terapeuta tiene el deber de garantizar, en sus atenciones, condiciones adecuadas a la seguridad de la persona atendida, así como a la privacidad que garantice el secreto profesional, así como de honrar y salvaguardar la identidad del participante y confidencialidad del proceso.

 

  1. El Terapeuta debe entender que los procesos derivados de la terapia del Bufo Alvarius son íntimos y personales por lo cual no debe publicar jamás información, fotos o videos de los procesos de un paciente, a menos que exista alguna razón informativa para hacerlo y permiso por escrito del participante.

 

  1. El Terapeuta nunca debe promover experiencias que involucren cualquier tipo de riesgo o perjuicio a seres humanos, animales o medio ambiente.

 

  1. El Terapeuta puede usar técnicas y herramientas que sean favorables a un mejor desarrollo energético, físico, psicológico y espiritual del participante.

 

  1. El Terapeuta tiene la obligación de apoyar y de guiar a los participantes con una presencia empática, compasiva y amorosa con el fin minimizar los resultados negativos.

 

  1. El Terapeuta durante la terapia debe mantener la barreras apropiadas con el participante y respetar el pudor de cualquier persona sobretodo si está bajo su cuidado. Siempre debe mantener límites seguros, saludables y profesionales con los participantes; el Terapeuta debe obtener el consiente y consentimiento previo del participante antes de tocarlo. El toque nunca debe ser sexual, ni agresivo y respeta los límites del paciente.

 

  1. El Terapeuta no debe interferir, en los procesos del participante, tiene que tomar más bien un papel de guía.

 

  1. Por ningún motivo el Terapeuta debe tomar ventaja de los participantes, ni hacerlos dependientes de las terapias, ni de sí mismo, algún otro Terapeuta o la medicina.

 

  1. El Terapeuta debe perfeccionar siempre sus conocimientos y usar lo mejor del progreso técnico-científico y espiritual en beneficio del participante.

 

  1. El Terapeuta debe entender las bases de la psicología transpersonal en lo que se refiere a las experiencias, procesos y eventos que transcienden la habitual sensación de identidad, permitiendo experimentar una realidad mayor y más significativa.

 

  1. El Terapeuta debe tener conocimientos y herramientas para ofrecer seguimiento y ayudar a los participantes en su integración. Si algún Terapeuta considera que necesita apoyo de algún miembro de la comunidad por cuestiones de las condiciones del paciente (caso especial) pedirá apoyo para el mejor manejo de su experiencia en la terapia.

 

  1. El Terapeuta debe honrar su responsabilidad hacia los demás miembros de la ATBA, manteniendo un elevado nivel de dignidad y armoniosas relaciones inter e intra-profesionales.

 

  1. El Terapeuta se compromete en adquirir la medicina del Bufo Alvarius de fuentes confiables que usen practicas sustentables, con respeto y amor con los sapos.

 

  1. El Terapeuta ayudará a la Asociación en mantener éste Código de Ética vivo y cooperará completamente en la investigación de cualquier posible falta.

 

“Todos somos UNO”

Recuerda que tenemos disponible un foro llamado “Código de Ética” que está especialmente para comentar, discutir y proponer cualquier asunto relacionado.

 

Referencias:

 

 Asociación de Terapeutas del Bufo Alvarius, A.C. 

Ponte en contacto

Envíanos tus comentarios y te responderemos en cuanto sea posible.

Sending
or

Log in with your credentials

or    

Forgot your details?

or

Create Account